5 claves del sistema financiero paralelo impulsado por el Bitcoin - Educa Sistemas

Breaking

Post Top Ad

Post Top Ad

jueves, 25 de enero de 2018

5 claves del sistema financiero paralelo impulsado por el Bitcoin

5 claves del sistema financiero paralelo impulsado por el Bitcoin
 El auge de las criptomonedas como el Bitcoin, Ethereum, Monero o Ripple en los últimos tiempos nos conduce a mirar hacia un nuevo sistema financiero paralelo que ganará en peso e importancia con el paso de los meses. Desmenuzamos sus claves.
Aunque todavía están sujetas a la incertidumbre, al escepticismo, a la prohibición o al pánico de cara a una nueva burbuja, las monedas virtuales como el Bitcoin -y el sistema blockchain en el que se amparan– están abriendo las puertas a una red financiera y económica muy avanzada en muchos aspectos y que puede ser de gran utilidad a las infraestructuras y entidades bancarias tradicionales debido a las inmensas posibilidades que ofrece, como la velocidad, la disponibilidad global y un ecosistema totalmente diferente.

Miles y miles de desarrolladores trabajan en estas redes económicos, los expertos las estudian con ahínco, los bancos centrales valoran sus posibilidades y las compañías ya se deciden a mover ficha para ofrecer productos que pueden pagarse con Bitcoin, abonar sueldos en criptomoneda o invertir en blockchain. Desentrañamos algunas de las claves del sistema financiero creado al calor del auge de estas divisas virtuales. 

5 claves fundamentales del mundo paralelo de las criptofinanzas

  • Infraestructura digital para una era digital: En los tiempos que corren, lo que se adapta a los nativos digitales es más funcional que los sistemas heredados. Así, el mundo paralelo de la criptofinanciación está habilitando los primeros activos totalmente nativos digitales del mundo, programables y libres de las limitaciones del mundo offline, auspiciadas por las cadenas de bloques como de las que se sirven Bitcoin o Ethereum.
  • Menor tiempo y esfuerzo: Esta revolución sortea barreras temporales, espaciales, geográficas y legales, facilitando todo tipo de transacciones y permitiendo nuevas funcionalidades avanzadas como las transacciones con múltiples firmas o el bloqueo temporal, reducidas a unas líneas de código. El dinero programable llegará de la mano de este nuevo ecosistema, permitiendo el intercambio continuo de divisas y la disponibilidad global 24/7.
  • La posibilidad de sobrevivir sin grandes bancos: Pese a que el sistema financiero tradicional y los grandes blancos no reconozcan en líneas generales el Bitcoin, todo parece indicar a que se beneficiarán de las bondades de la tecnología blockchain para múltiples transacciones -ya son varias instituciones las que realizan pruebas y experimentos-, que deberán cambiarse las regulaciones existentes y que comenzarán a ofrecer nuevos servicios en torno a las criptomonedas. Visto el crecimiento del valor de las divisas virtuales, queda confirmado que no están esperando permiso o apoyo para crear un mundo paralelo de criptofinanzas.
  • Adopción de los usuarios: Los usuarios no esperaron a que City Hall descubriera Uber, sino que simplemente comenzaron a usarlo, al igual que hace años no esperaron a que la oficina de correos fuese más rápida, sino que optaron por atreverse con el correo electrónico. Del mismo modo, tampoco esperarán a los dictados de JPMorgan para comenzar a usar Bitcoin en cualquier momento. Las startups serán seguramente las más agresivas y potentes hacia la creación de aplicaciones e infraestructura de cifrado, mientras que el público millennial se adaptará rápidamente a la nueva tecnología.
  • Superación del miedo a la innovación tecnológica: Al igual que sucede con cualquier tecnología nueva, existe un importante elemento de miedo anclado a la sociedad actual y asociado con las criptomonedas. Lo primero que hay que reconocer es que, mucho más que una amenaza, este universo que se despliega ante nuestros ojos de divisas digitales, protocolos criptográficos y activos digitales presenta un nicho infinito de posibilidades. No es obligatorio usarlo ni tampoco provocará que el sistema financiero heredado funcione peor. Al igual que no hubo que renunciar a Walmart para probar Amazon, no es necesario abandonar las instituciones tradicionales o el dinero convencional para probar Bitcoin, Ethereum o los contratos inteligentes, cuya tecnología se está volviendo más fuerte, más resistente y más funcional.
  • Fuente | Forbes
 

Post Top Ad

Responsive Ads Here